¿Qué son las garantías crediticias y en cuáles se derivan?

Jul 11, 2022

Las garantías crediticias funcionan como un respaldo para las personas que han solicitado un préstamo y para mitigar el riesgo del incumplimiento del deudor ante el intermediario de crédito. En la actualidad esta figura es muy utilizada por diferentes entidades, con la finalidad de no perder dicho capital al otorgar un crédito.

Cuando se hace efectiva una garantía porque el intermediario la solicita, debido al incumplimiento de su cliente, se transfiere el valor restante de la deuda a la empresa de garantía crediticia y esta comienza a realizar la recuperación de la cartera. Por lo general, se emplean garantías sobre bienes o inmuebles.

¿Cuáles son los tipos de garantías crediticias?

Son dos los tipos de garantías que existen al momento en que se solicita un crédito: una es una garantía personal y la otra es una garantía real. La finalidad de ambas es asegurar que la deuda que el solicitante va a contraer, pueda pagarse en su totalidad. Aquí te contamos en detalle sus diferencias:

 

Garantía personal

En este tipo de garantía se es un tercero quien se compromete a pagar dicho préstamo en caso de que el deudor quede mal. En muchos países se le conoce como fiador, pero no es más que una persona que sirve como aval y que debe cumplir ciertos criterios.

Entre las garantías personales más representativas se encuentran las pólizas de caución, en las que existe un contrato o acuerdo entre el asegurador y el asegurado. Cuando este último no puede pagar sus cuotas, el asegurador lo hará por él, incluyendo indemnizaciones. Se conocen también como seguros de garantía.

Luego están las cartas de fianza, las cuales solo son usadas por entidades bancarias, por lo que los documentos son redactados por las mismas compañías. En dichos papeles el acreedor es quien sale más beneficiado, si llegara el momento de tener que asumir la deuda.

Ahora bien, cuando se trata de una fianza, se refiere a que alguien más se hace responsable de la deuda, en caso de que la persona no pueda pagarla.

Pero, la entidad que ha prestado el dinero, debe primero reclamar el bien inmueble como parte de la deuda y de no conseguirlo se dirigirá a esta tercera persona o empresa.

Este concepto es fácil de confundir con otros términos; debes tener claro que no es un aval, puesto que en este caso puede darse en un documento con total libertad.

Así entendemos que una póliza de caución es un documento empleado por una empresa aseguradora. La carta de fianza se usa en caso de que sea un banco quien asegure al deudor y la fianza hace referencia a una persona o empresa quien asumirá la responsabilidad de la deuda.

 

Garantías reales

Cuando se solicita una garantía, se debe dar algo a cambio (un patrimonio), de esa forma la entidad va a resguardar su capital y asumirá la deuda en caso de que el deudor no pueda cumplir con ella en su totalidad. Las más empleadas en la actualidad son:

Bienes no inmuebles empleados como garantía.

Bien inmueble o propiedades utilizadas como garantía.

Recuerda que en FGA Fondo de Garantías ofrecemos un servicio de afianzamiento para mitigar el riesgo que se genera al aprobar un crédito, logrando así aportar a la inclusión financiera de más personas. Al respecto, debes tener en cuenta que el pago efectuado por FGA, es en virtud de una fianza que en los términos del artículo 2361 del Código Civil, establece que es “una obligación accesoria, en virtud de la cual una o más personas responden de una obligación ajena, comprometiéndose para con el acreedor a cumplirla en todo o en parte, si el deudor principal no la cumple.”

Así las cosas, la fianza puede hacerse efectiva en el evento en el que el deudor o codeudor incumpla el pago de la obligación, caso en el cual Intermediario podrá solicitar a FGA el pago de la misma, y una vez realice este pago, FGA se subrogará legal y parcialmente para ejercer el cobro del valor pagado y por ello, ostentará todos los derechos del acreedor inicial. Si deseas conocer más, haz clic aquí.

WhatsApp Icono Llamada Icono